Pasar al contenido principal

Los vascos en América

Si a la emigración vasca en América nos referimos, cabe destacar que Argentina es el país que ha recibido el mayor número de inmigrantes vascos en todo el mundo; provenientes de los siete territorios históricos de Euskal Herria: Lapurdi, Benabarra y Zuberoa (de la región norte) y Bizkaia, Gipuzkoa, Nafarroa y Araba (pertenecientes al sur).

Hasta el último tercio del siglo XIX, predominaba entre esta comunidad el sistema de “Fueros”, en cuanto organización económica, cuya base estaba fundada sobre la transmisión de las técnicas y conocimientos acerca de las prácticas de las actividades agrícolas, aunque solamente a uno de los hijos del total de una familia. Esta modalidad de transmisión, obligaba al resto de los hermanos y hermanas a tener que elegir otra actividad de subsistencia y emanciparse de la familia nuclear.

Como consecuencia de las transformaciones políticas, a fines del siglo XIX el Centralismo Español abolió este régimen, instituyendo la repartición equitativa de la propiedad entre todos los hijos y la obligatoriedad de prestar servicio militar para los gobiernos de España y Francia. Esta situación, mientras tanto, coincidía con el incentivo al ingreso de inmigrantes por parte del gobierno argentino.

Debido a la tensa situación política social, después de la guerra con Brasil en 1827, los grupos migratorios oscilaban entre Montevideo y Buenos Aires como destinos, según los conflictos que se estuviesen produciendo al momento de sus llegadas. Como otro ejemplo, muchos de aquéllos que ingresaron a la Argentina entre los años 1825 y 1835, se orientaron luego al Uruguay durante el gobierno de Rosas, debido a la persecución política que muchas veces ejercía.

Ciertamente, el asentamiento español de Río del Plata estuvo dominado por los vascos-españoles, mientras que en menor número, los vascos franceses se concentraron en Argentina y Uruguay, y Chile a partir de 1825. De este modo, asentándose en forma concentrada buscaban crecer como grupo cerrado y fortalecer una comunidad étnica, compartiendo una misma lengua y pautas culturales en común.

Asunta

Soy una abuela argentina de ascendencia vasco-francesa (e italiana). Desciendo de vasco franceses que primero vivieron en CHile. Un saludo, Buena información.

Enviar un comentario nuevo