Pasar al contenido principal

Emigración francesa al Río de la Plata

Durante los siglos XIX y XX, Francia se ha destacado por ser el país europeo que menor tasa de crecimiento demográfico presentó para ese período. Correlativamente, ésta ha sido la nación que dentro de su continente recibió mayor cantidad de inmigrantes de otras regiones, mientras que su tasa de emigración fue relativamente baja y en su mayor parte, circunscrita al norte de África.

En cuanto a la partida hacia América, puntualmente al Río de la Plata, el período de mayor ingreso de inmigrantes franceses se dio entre 1857 y 1920, estimándose un número de 220.000 personas que arribaron desde ese país. Cabe considerar que la diferencia en la descendencia que aún actualmente se observa, en comparación con italianos y españoles, tuvo que ver principalmente con el retorno a corto plazo de un número estimado de 120.000 de aquellas personas a su tierra natal.

Como causas del fenómeno migratorio, pueden ser señaladas las recurrentes hambrunas (producto de las guerras revolucionarias allí sucedidas), la aspiración a la deserción del servicio militar, y el deseo de expansión de las, para ese entonces, poco numerosas familias acaudaladas. Además de estas causas de tinte socio-cultural, debe considerarse que la posición geográfica de los Bajos Pirineos y su apertura al Océano Atlántico, conjuntamente con las facilidades para el embarque que esta ubicación implicaba, constituía también una facilidad atractiva de ser aprovechada.

Enviar un comentario nuevo